Qué hay de verdad positivo en el tratamiento del TOC mediante estimulación cerebral profunda

El trastorno obsesivo compulsivo lleva a reducir drásticamente la calidad de vida de la persona que lo padece. Imágenes intrusivas, palpitaciones, miedo, falta de concentración… el agotamiento físico y mental que produce esta condición conlleva en muchos casos una importante discapacidad existencial. Los tratamientos más habituales para combatirlo incluyen terapia cognitivo–conductual y fármacos inhibidores de la recaptación de serotonina. No obstante, alrededor de cuatro de cada diez pacientes no muestran signos de mejoría.

Investigadores han explorado otros caminos trabajando en la viabilidad de la estimulación cerebral profunda como tratamiento PARA PACIENTES CON TOC SEVERO. Hablamos de un TRATAMIENTO QUIRÚRGICO mediante el cual se implantan neuroestimuladores que envían impulsos eléctricos a zonas específicas del cerebro. Esta terapia ha sido utilizada en la enfermedad de Parkinson en fase avanzada, pero SOLAMENTE CUANDO SE HAN AGOTADO TODAS LAS DEMÁS OPCIONES. Se sugiere, pues, que la estimulación cerebral profunda PUEDE SER UNA OPORTUNIDAD para mejorar el bienestar de pacientes con trastorno obsesivo que sean resistentes al resto de los tratamientos habituales.

¿Pero funciona? No se sabe. De momento, lo único que se ha logrado es monitorear y comparar el efecto de los neuroestimuladores en dos zonas del cerebro previamente reportadas como importantes en el desarrollo de esta enfermedad: el núcleo subtalámico y la cápsula ventral, durante nueve meses y sobre un muy limitado número de pacientes (apenas seis). Eso sí, de acuerdo con los resultados, la estimulación combinada de ambas zonas parece que redujo los síntomas de forma efectiva, mientras que la estimulación individual del núcleo subtalámico parece mejoró la capacidad de adaptarse a nuevas reglas o situaciones (flexibilidad cognitiva). La actividad sobre la cápsula ventral tuvo una influencia positiva sobre el estado de ánimo de los pacientes. De hecho, uno de los participantes afirmó sentirse alegre y listo para vivir independiente por primera vez en una década. Estos resultados podrían indicar que la estimulación cerebral ayudaría a actuar sobre distintos circuitos cerebrales aliviando la depresión, las fobias y compulsiones de las personas con este trastorno en su forma más severa. Sin embargo, y como resulta obvio, se precisarán mayor número de estudios a muy largo plazo, que incluyan un número de pacientes femeninos y masculinos mucho más elevado para realmente validar este método y poder lanzar campanas al vuelo. La edad de los involucrados en las investigaciones debería ser otra variable a tenerse en cuenta.

De cualquier modo todo junto proporciona una nueva esperanza de recuperación para las personas con trastorno obsesivo compulsivo que no encuentran solución en las alternativas terapéuticas que existen ahora mismo, que haberlas haylas y son también muy buenas y efectivas sin necesidad de que horaden nuestra cabeza aunque impliquen un esfuerzo, disciplina y fuerza de voluntad por parte del afectado mayormente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s